Marky Ramone Vorterix Buenos Aires 2016

La de ayer fue la cuarta vez que vi a Marky Ramone en vivo como solista. También los vi a Dee Dee y a C Jay. Y por supuesto vi a los Ramones varias veces entre el ‘94 y el ‘95 cuando tenía tan solo 14 años. Poniendo de manifiesto dicho contexto, ¿con qué expectativa puedo ir a ver a Marky por cuarta vez? ¿Qué es lo que me motivó a acercarme al barrio de Colegiales? ¿Qué pretendía que me deje el show luego del saludo final? Y la respuesta que me doy es que fui a buscar algo, aunque sea un mínimo puñado, de aquellos Obras del ‘94 o aquel River del ‘95. Hay momentos en que uno necesita acordarse de ciertas cosas para sentirse mejor, y escuchar temas de los Ramones con un integrante sobre el escenario podría lograr su cometido.

La noche arrancó con Rockaway Beach y fue un poco chocante. No me había interiorizado en lo más mínimo sobre la banda que lo acompañaba, y el poco estirpe ramonero del cantante (tanto física como vocalmente) hizo que ni siquiera pueda cantar ese primer tema por el nudo en la garganta que tenia. Con las próximas canciones el shock fue desapareciendo. Teenage Lobotomy, Psycho Therapy y Do you wanna dance antecedieron lo que fue la primer emoción de la noche: I don’t care. No conozco el motivo, pero cuando arrancó se me puso la piel de gallina y eso no tiene precio. Un poco de lo que había ido a buscar estaba ocurriendo.

El show fue extenso. Más aún que un show de los Ramones. Fueron cuarenta temas y Marky se los bancó a pleno a pesar de los años. Me gustó mucho haber escuchado canciones poco comunes en los sets de los últimos tiempos de Ramones como Danny Says, I Wanna be well, I cant’t make it on time o You’re gonna kill that girl. Me emocioné mucho con I believe in Miracles y Bonzo Goes to Bitbourg, y disfruté con clásicos como Judy is a Punk, Havana Affair, Now I wanna sniff some glue y I just wanna have something to do.

Hacia el final hicieron Baby I Love you con la presencia de dos violinistas. La apuesta fue buena. Nunca había escuchado ese tema en vivo, y nunca había escuchado un tema de Ramones en vivo con violines. El problema es que el sonido de los violines me lo tuve que imaginar porque honestamente no se escucharon. Y los últimos tres de la noche fueron What a Wonderful World (raro porque no fue un tema que hayan interpretado los Ramones sino Joey como solista), I want you (tema de Bob Dylan que hace poco grabó Marky junto con Mantu de Bulldog) y Blitzkrieg Bop a todo trapo.

La noche cumplió. Me tomé unas birras, escuché temas ramoneros de toda índole, y me fui contento para casa. A esta altura de la vida a Marquitos no se le puede pedir más que eso.

Esta fue la lista completa de temas:

ROCKAWAY BEACH
TEENAGE LOBOTOMY
PSYCHO THERAPY
DO YOU WANNA DANCE?
I DON´T CARE
SHEENA IS A PUNK A PUNK ROCKER
HAVANA AFFAIR
COMMANDO
I WANNA BE YOUR BOYFRIEND
BEAT ON THE BRAT
53rd & 3rd
NOW I WANNA SNIFF SOME GLUE
GIMME GIMME SHOCK TREATMENT
ROCK N´ ROLL HIGH SCHOOL
OH OH I LOVE HER SO
SURFIN´ BIRD
JUDY IS A PUNK
I BELIEVE IN MIRACLES
THE KKK TOOK MY BABY AWAY
PET SEMETARY
I CAN´T MAKE IT ON TIME
CHINESE ROCK
I WANNA BE SEDATED
CALIFORNIA SUN
I DON´T WANNA WALK AROUND WITH YOU
PINHEAD
BABY I LOVE YOU
DANNY SAYS
I WANNA BE WELL
SHE´S THE ONE
KILL THAT GIRL
CRETIN HOP
R.A.M.O.N.E.S.
ROCK N´ ROLL RADIO
I JUST WANT TO HAVE SOMETHING TO DO
HAVE YO EVER SEEN THE RAIN?
MY BRAIN IS HANGING UPSIDE DOWN (BONZO GOES TO BITBURG)
WONDERFUL WORLD
I WANT YOU (CON MANTU DE BULLDOG EN VOZ)
BLITZKRIEG BOP

Somos el momento y este es el lugar – Los Violadores llenaron el Luna

Foto: Fer Labaronnie

Dice un conocido refrán que uno cosecha lo que siembra, y lo que pasó el domingo pasado en el Luna Park tiene mucho que ver con eso. “Todos nos merecemos esto” decía Pil Trafa entre tema y tema a poco de comenzado el show, y yo no sé si los 8000 que colmamos el Luna nos lo merecíamos, pero no tengo dudas que ellos cuatro sí: Gramática, Zelazek, Stuka y Pil, fueron premiados de la manera más loable a la que se pueda premiar a un artista: un estadio lleno, no sólo de gente, sino de emoción, recuerdos, alegría, efervescencia, aplausos, cantos y ovaciones.

A las nueve de la noche arrancó la fiesta con Como la primera vez. Algarabía desenfrenada en la muchedumbre. Tema perfectamente elegido para el comienzo, como intentando llevarnos a cada uno de los presentes a esa primera vez que  vimos a “Los Viola” en vivo, y pretender traer algo (o todo) de aquellas rebeldías juveniles. El show siguió palo y palo, casi sin descansos, como si el paso del tiempo no hubiera existido para los cuatro próceres que pisaban el escenario. Pasaron varios temas hasta llegar a unos de los momentos más emocionantes de la velada. Aburrido divertido, Somos Latinoamérica, Revolución Inter y algún otro que seguro me está faltando. Pero en el preciso instante en que la guitarra de Stuka empezó a puntear la intro de Violadores de La Ley… piel de gallina MAL. ¡Lo que fue eso, hermano! No les voy a mentir, iba con expectativas, pero lo que sucumbió mi cuerpo con ese tema lo superó todo.

Después hicieron Comunicado 166 arrancando solo con la viola de Stuka y el cantar eufórico de la gran masa sedienta de Punk Rock. Luego fue el turno de “La Era del Corregidor”, donde por un tiempo perdí de vista al frontman y gran letrista que tiene banda, hasta que apareció en un costado encapuchado de negro. Otro tema que me gustó mucho fue “Viejos Patéticos”, bien a las chapas, para sacarse las ganas de poguearse todo. Bombas a Londres estuvo genial también, pero más adelante vino una terna que, si me apuran un poco, me hizo sentir cosas semejantes a lo que sentí con Violadores de la Ley. Nada ni nadie nos puede doblegar, Más allá del bien y del mal, y Espera y verás. El primero es lisa y llanamente un temazo. Y escucharlo ayer fue realmente conmovedor. Esa guitarra coreada por el público, esa melodía y esa letra (“Atrapados con salida, según la situación// Somos el momento y este es el lugar//Sus lágrimas de cerveza no pueden controlar”) dejarían boquiabierto hasta al más anti punk del mundo. En Más allá del bien y del mal me quedo con las voces afónicas de todos coreando el solo de la intro (oh, oh oh oh, etc. Etc.), y qué decir de Espera y verás, que es una de las mejores composiciones de la banda, con su letra desafiante (“yo estuve aquí, y estuve allá, y ahora que me vienes a reprochar”) y escalofriantemente actual como muchas otras del repertorio.

Los bises arrancaron con Mercado Indio y continuaron con una de las más esperadas: Represión, que según manifestó Pil en entrevistas previas y ratificó él mismo en el show, no había sido ensayada previamente. Después hicieron otro temazo, himno como pocos. Fuera Sektor, de los más cantados, a pesar del cansancio luego de casi dos horas de adrenalina pura. Y antes de la coronación más esperada hicieron Sin Ataduras, dejando para el gran y esperado cierre al  hitazo 1,2 Ultraviolento. Papeles por el aire, toda la fiesta llegaba a su fin.

Foto: Fabricio Oblijubek

Dicen que no se toleran (mi amigo-enemigo del alma presentaba Pil a Stuka, medio en joda medio en serio), y posiblemente así sea. Dudo que siga tocando esta formación, y hasta quizá sea lo mejor, quién sabe. Lo de ayer fue glorioso. Fue un premio a la trayectoria, a la permanencia, al esfuerzo, al haber sido pioneros, al haber hecho un aporte inmenso a la historia del rock latinoamericano, al haber dicho las cosas cuando ningún otro las decía (inclusive estando en dictadura militar), al haber allanado un camino que tantos otros continuarían, etc. etc. Personalmente, hace un tiempo largo que un recital no me conmovía tanto. Y eso no tiene precio, o si lo tiene, sería un número irrelevante. Gracias VIOLADORES.

Grey Suits – Bad Astronaut

Grey Suits es el tema número 3 del disco Acrophobe, editado en el año 2001.

Escuchá Grey Suits

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

Comentario de J.G.

“Mirando cómo te quiebran. Se honesto.”

Aunque intentes hundirme por todos los medios, nunca renunciaré a mi honestidad. Estoy convencido que es el arma más poderosa para llegar a buen puerto. Tus golpes no me tirarán nunca, porque mi horizonte es superior. Hay veces que no entiendo como lo logro, de donde viene tanta fuerza. Todo es lento, demasiado lento. Pero en algún momento esta templanza tiene que torcer el destino de la causa.

“Nunca es suficiente para vos. Lo compraste y te aferrás.”

¿Qué es lo que quieres? ¿Cuánto más fuerte quieres presionar el dedo en mis yagas? ¿Cuánto más quieres que sangren mis heridas? ¿No entiendes que mi sufrimiento no tiene ojos marrones sino ojos claros? Lo que tienes no es una mercancía. No lo has comprado y no te pertenece. Tu extorsión es el reflejo de tu mediocridad, tus mentiras son reflejo de tu mezquindad, y tu agresión es fiel reflejo de tu inseguridad.

“Ellos están perdidos y tú estás encontrado”

¿Nadie se da cuenta? ¿Todo tu entorno ha enfermado como tú? ¿Qué es lo que tiene que ocurrir para que alguien tome conciencia de la gravedad del asunto? ¿Acaso alguien tiene que morir? Sepan que tanto desamparo podría terminar en algo así. El miedo es una constante, pero nunca dejaré que me paralice. En todo caso, estas palabras servirán como presagio.

“Todas tus amistades encontraron sus tumbas”

¿Quién puede avalar semejante locura? Nadie, y por eso te has quedado en soledad. Nadie capaz de elegir, podría hacerlo en deterioro de la inocencia. Tarde o temprano las verdades aflorarán y ni los muertos podrán obstaculizarlas.

“Lo mejor será cuando estés cayendo de tu trono”

Te derrumbarás. Te desmoronarás. No seré yo el responsable, sino tu propia construcción que se sostiene endeblemente con cimientos calamitosamente falsos. El odio te ha podrido por dentro. Tu alma está corroída. Transpiras rencor. Exhalas resentimiento. Es tan fuerte el hedor que vas pudriendo todo a tu alrededor.

“Lo mejor está por venir”

Siempre, a pesar de todo, voy a mirar hacia adelante con optimismo. No me imagino de otra manera. Puedo caer, es natural, pero cuanto más duro me den, más fuerte será el argumento con el que responda. Lo que viene será mejor. Me desafío a que así sea. Y con tan solo transitar ese camino, el reto quedará cumplido.

Letra de Grey Suits

Even grey suits have their day
all the promises they made
all the bad words you can’t say
you signed up now fake it
you signed up now make it
you signed up now make us proud
the best is yet to come
the best is yet to come
seeing how they break you be honest
you want it nothing else will do
it’s never enough for you
it’s never enough for you
it’s never enough for you
and even grey suits have their way
all your friendships find their graves
in the lounge where you write
they are lost
and you are found
the weather’s fair in the clouds
you signed up now make them proud
the best is yet to come
the best is yet to come
the best is when you’re falling from your throne
yeah you bought it it’s never enough for you
you bought it it’s never enough for you
you bought it it’s never enough for you
you bought it it’s never enough for you
you bought it it’s never enough for you
you bought it it’s never enough for you
you bought it and you hold on

Foto: زمردة

Los Violadores en el Luna Park

Para algunos es la banda más exitosa del punk latinoamericano. Yo creo que es un mote que da para un largo debate y que en definitiva no tiene mucho más sentido que el de discutirlo con tus amigos birra de por medio. Lo importante es que se vuelven a juntar a 30 años del lanzamiento de su disco más exitoso “Y ahora que pasa, eh?”, este domingo 24 de abril en el mítico estadio Luna Park. Y lo harán con la misma formación que grabó aquel majestuoso álbum: Pil Trafa en la voz, Stuka en la guitarra, el polaco Zelazek en el bajo y Sergio Gramática en la batería. Para los viejos, para los pibes, para los nostálgicos, para los lunáticos, para todos será una gran fecha, que quién sabe si alguna vez se volverá a repetir.

Las entradas las pueden comprar por Ticket Portal

Too Much To Ask – Bad Religion

Too much to ask es el tema número 2 del disco Generator, editado en el año 1992.

Escuchá Too much to ask

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

Comentario de J.G.

Este post había quedado a medio escribir en la bandeja de borradores del blog hace más de 3 años. Por supuesto que me había olvidado completamente de su existencia. Es como si mis manos, guiadas por mi cabeza, hubieran estado adormecidas durante todo ese tiempo y, al despertar, tratara de hilar lo viejo con nuevo, lo blanco y negro con lo color, lo analógico con lo digital.

- ¡Ese no es capaz de resistir ni un archivo! – ¿Cuántas veces escucharon esa frase? O ¿cuántas veces la dijimos nosotros tal vez? Lo que yo creo es que si uno no cambia de opinión con el tiempo, en lo único que se convierte es en un terco, orgulloso y engreído. Uno tiene que ser permeable a escuchar nuevas cosas y a dejarse influenciar y persuadir. Uno se enriquece con la postura del otro. No hay que temerle al debate, por el contrario, el debatir nos engrandece. Hay que despojarse de prejuicios. Eso de “morir con la mía” no va.

“Control remoto. Tres autos por familia. La corrupción a expensas de la simple mayoría. Enfrentamientos con violencia. Saqueos al tercer mundo. Cualquier táctica miserable para fortalecer nuestra economía. No soy un seguidor  enceguecido. Soy un ciudadano consciente. Y sé que estamos viviendo muy fuera de los límites. ¿Es mucho pedir?”

Hoy en día se politiza todo. Chicos, jóvenes y adultos, es raro que exista reunión donde no se hable o discuta de política. Y en líneas generales lo veo bien. En los noventa esto no ocurría, y creo que siempre es bueno el involucramiento de cualquier índole, ya sea, en un extremo con la militancia o en el otro extremo con el mero hecho de estar informado y tener una opinión formada para cada tema. ¿Pero saben una cosa? Yo no le creo a nadie. Ni a los de ahora ni a los de antes. Respeto de corazón a todo el que se embandera e inmola ideológicamente por su causa. Pero saben qué, yo creo que pierden tiempo y energías. Me da bronca ver tanta gente engañada. Me da mucha impotencia ver que se dilapide tanta energía en una causa que siempre estará perdida. Si tan solo parte de ese capital de ganas, actitud, voluntarismo, efervescencia, convicciones, etc. fuera direccionado en otro rumbo, otra sería la historia.

¿Dónde está la plata? ¿Dónde están las promesas? ¿Dónde están las estadísticas? ¿Donde están las inversiones? ¿Dónde están los corruptos? ¿Dónde está el mejoramiento del poder adquisitivo? ¿Dónde está la igualdad de oportunidades? ¿Dónde está la pobreza cero? Dónde están nuestros sueños y los de nuestros hijos? ¿Cuándo fue el momento en que les permitimos adueñarse hasta de nuestra mismísima quimera? Si punkrocksong hubiese estado vivo durante estos tres años me hubiera hecho un festín.

Letra de Too much to ask

A refreshing plunge
A drink of palatable water
A deep inspiration on a warm summer day
A safe stroll in the middle of the road community
A neighbor who in times of need will not turn away
I ain’t no politician
I am a citizen
And I wonder if I’m living too far out of bounds

Community protection
Rehabilitation
Police that serve without legitimate right to maim
Global areness
Ecological guilt
Cultural and environmental awakening

I ain’t no optimist
I try to be a realist
And I think that we are living too far out of bounds

Is it too much to ask?
Could it be the world is shrinking?
I can see the walls closing in
No one can take much for granted anymore

Remote control
Three cars for every family
Corruption at the expense of the simple majority
A violent crash
A plunder of the third world
Any wretched ploy that bolsters our economy
I ain’t no blind supporter
I’m a conscious citizen
And I know that we are living too far out of bounds
Is it too much to ask?
Can we keep the earth from sinking?

I can see the walls closing in
No one can take much for granted anymore
(you better not take it for granted anymore)
I’m not taking nothing for granted anymore

Foto: Juan Julbe